Autenticas del Perú

  • nuestra en Entel

Free

Yrma López: “El progreso de la mujer, es el progreso de todos”

por Auténticas

Yrma López es una reconocida agricultora y chocolatera del distrito de Morropón, en Piura, y dirige la Asociación de Mujeres Emprendedoras de Morropón (ASDEME), entidad encargada de la producción y distribución de chocolates y dulces de cacao de su marca Semilla de Oro. Desde muy pequeña, Yrma colaboró con sus padres en el cultivo y la destilación de aguardiente de caña y aprendió el oficio de la producción sin imaginar que, años más tarde, se convertiría en una de las productoras chocolateras más grandes y reconocidas de nuestro país.

La historia y el emprendimiento de Yrma inicia con un hecho que marcó su vida: La muerte de su esposo. Su inesperada partida dejó a Yrma y a sus 5 hijos en una inestabilidad económica que la hizo preguntarse eso que marcaría el inicio de su camino: ¿Ahora qué hago? ¿Cómo podré alimentar y educar a mis 5 hijos?

Fue entonces cuando su hermano apareció con algunas respuestas a sus preguntas y la invitó a unirse a una cooperativa que se dedicaba a la extracción de cacao. Durante su permanencia ahí, Yrma descubrió su pasión por la repostería y aprendió a través de capacitaciones a preparar dulces y chocolates.

Luego de algún tiempo de aprender del oficio, aproximadamente en marzo del 2009, junto con otras 10 mujeres y la Asociación de Mujeres Emprendedoras, Yrma inicio el proceso de cultivo, producción y distribución de chocolates y dulces de cacao a través de su marca Semilla de Oro.

Actualmente, luego de muchos años de esfuerzo, los productos de Semilla de Oro, son exhibidos y vendidos a pobladores locales y extranjeros en diversas ferias del norte del país, se entregan por pedido a otras ciudades y han logrado también ser distribuidos en supermercados de la región. Sin embargo, conseguir su exportación a otros países es un sueño que Yrma, junto al resto de productoras, aún espera cumplir.

Yrma dice que preparar chocolates de cacao le cambio la vida y definitivamente le creemos, porque gracias a su proyecto, hoy, a los 48 años, disfruta los resultados de su esfuerzo y sigue inmersa en la incansable tarea de unirse a más mujeres y demostrarles que con dedicación, todo es posible. Que las mujeres sí pueden. Para ella, ser mujer no es sinónimo de inferioridad, sino tener la fuerza necesaria para iniciar algo desde cero y lograr que funcione por el bien de una misma, de nuestras familias y nuestra comunidad. Con sus propias palabras: “El progreso de la mujer, es el progreso de todos”.

 

Déjanos tu comentario!
Auténticas
Auténticas