Autenticas del Perú

  • nuestra en Entel

Free

Tres testimonios sobre la menopausia

por Auténticas

Entre los 40 y 50 años de edad, llega una etapa que toda mujer debe atravesar: la menopausia. Si nos basamos en la descripción médica, podríamos decir que se trata de un periodo en el que los ovarios dejan de producir hormonas y, por ende, la menstruación se suspende de manera definitiva; sin embargo, si realizamos una definición “real”, diremos que se trata de proceso aún más complejo: cambios en la temperatura corporal, ganas de llorar inexplicables,cambios constantes en el humor y muchas otras cosas más.

Para entender de forma mucho más precisa todo lo que sucede en esta difícil etapa, decidimos recoger los testimonios de tres mujeres que ya pasaron por la menopausia y sobrevivieron para contarlo.

Testimonio N°1: Katia Pásara, 48 años

Para mí la menopausia fue lo más natural del mundo. Así lo viví. Sin drama, como parte de la vida y del proceso natural de madurar, ser más grande, ser mayor y tener más sabiduría. Tendría que decir, más bien, que así lo tomo, porque sigo en el proceso pero ya hacia el final. Creo que la menopausia llegó a mi bastante joven.

Lo más maravilloso era que ya no había regla ni toallas higiénicas o tampones: menos gastos, menos contaminación y menos alergias. Ahora me siento más liberada en ese sentido y a la vez, más mujer. Ya viví lo que tuve que vivir y se terminó. Para mí ha sido como un premio: ya no me cuido, ya no puedo quedar embarazada y disfruto de mi sexualidad más que nunca. Me daban bochornos en una época, pero totalmente soportables, un poco de insomnio, dolores de cabeza y a veces me sentía hipersensible. Creo que el truco esta en aceptar que a todas nos pasa y dejar que venga y que se vaya, sin drama, con tolerancia, nada más. Créanme, ¡ahora soy realmente feliz!

Testimonio N°2: Marlene Escárate, 55 años

La menopausia para mí empezó con los claros síntomas de que me venía la regla un mes sí y un mes no. Luego pasé a un período en el que mi apetito sexual disminuyo por completo, tanto que tuve que ir al ginecólogo y él me recomendó hormonas (esto ayudó bastante porque la abstinencia tenía a mi esposo al borde de la locura). Después seguí un breve tratamiento y pensé que todo había terminado, pero me empezaron a venir flujos extraños, bochornos, escalofríos y sentía mucha soledad. Volví a visitar al doctor y él simplemente me recomendó realizar alguna actividad que me distraiga, así que me inscribí en clases de manualidades.  

Mi nueva sensación de bienestar y relajo fue tal, que al poco tiempo ¡salí embarazada! Pensé que ya no era posible y dejé de usar anticonceptivos y el resultado fue un nuevo bebé. En ese momento se acabaron mis problemas, los sentimientos de soledad desaparecieron por completo y si bien los cambios de humor permanecían, no eran nada comparados a los que tenía anteriormente. Realmente fue una etapa llena de aprendizajes, cambios, sorpresas y toques de locura”.

Testimonio N°3: Anónimo, 60 años

Definitivamente fue una etapa de descubrimiento constante. Llegué a grados de temperatura que no creí tener, porque todos se morían de frío y yo no podía más con el calor. Mis hijos (adolescentes) pensaban que estaba enojada con ellos todo el día y nuestra relación se deterioró notablemente. Respecto a mi vida de pareja, mi libido bajo de manera estrepitosa, pero la gran paciencia y comprensión de mi esposo me ayudaron a sobrellevarlo. De hecho, creo que él tiene gran responsabilidad en que yo haya logrado atravesar con mediano éxito la menopausia, sin su apoyo el grado de dificultad hubiera sido el doble. 

A pesar de todo, una vez que por fin se terminó, sentí que había madurado en muchos aspectos y que fue algo que debió ocurrir en mi vida para darme cuenta de muchas cosas. Hoy en día mis hijos entienden mucho mejor lo que me sucedió en aquella etapa y nos llevamos muy bien. Les digo a todas las mujeres que aunque en algún momento sientan que es algo que no acabará, finalmente siempre pasa.”

Como habrás podido notar, cada forma de manifestarse y enfrentar la menopausia es distinta para cada mujer. Recuerda que es un período que tiene un principio y un final y que solo queda tener mucha paciencia con nosotras mismas. ¡Suerte!

Déjanos tu comentario!
Auténticas
Auténticas