Autenticas del Perú

  • nuestra en Entel

Date un Gusto

Ponle fin a las malezas del jardín

por Auténticas

Muchas personas hoy en día empiezan a cultivar su pequeño huerta orgánica o empiezan a adentrarse en la jardinería, y parte de la manuntención de nuestro mini paraiso vegetal pasa por eliminar las malas hierbas o yuyos como le decimos, y cuando escuchamos la palabra herbicida lo primero que pensamos son en sustancias químicas. Parece como si en los últimos años nos hubiéramos acostumbrado a que los herbicidas tengan que ser un veneno.

Existen alternativas caseras a los herbicidas comerciales que no son tóxicas para el medio ambiente, ni para nuestros niños y mascotas, y tampoco nos tendremos que preocupar que contaminen nuestros cultivos de la huerta. Aquí te contamos cuales son:

Agua hirviendo

Aunque parezca mentira el agua hirviendo es un potente herbicida. Poné una olla con agua de la canilla y calentala hasta el punto de ebullición, derramala con mucho cuidado sobre los yuyos que deseás eliminar. Esta es una forma muy eficaz de eliminar las plantas indeseadas que aparecen en los patios y veredas. Se tiene que tener mucho cuidado porque el agua hirviendo no selecciona, si la colocás en sitios donde haya otras plantas, matará al instante todo lo que alcance y esto incluye las raíces subterráneas de los vegetales cercanos.

Sal

La sal es el herbicida total. Si queremos que en una zona no vuelva a crecer ningún tipo de yuyo, sólo tenemos que echar sal. Esta solución es perfecta si tenemos un caminito de baldosas y no queremos que las hierbas crezcan en medio. Es la forma más fácil de asegurarse de que allí no crezca nada. Tendremos que ir renovando cada cierto tiempo pero de esta forma tendremos la seguridad de que allí no crecerá nada de nada que no querramos, ojo tenemos que tenerlo en cuenta.

Vinagre

Cualquiera de sus variedades: de manzana, de vino o de sidra va a funcionar. El ácido acético del vinagre matará las hojas de la planta, pero no la raíz y funciona mejor en las plantas jóvenes, ya que éstas no tienen suficiente energía almacenada en las raíces para volver a hacer crecer sus hojas. Será un herbicida más potente si mezclamos un litro y medio de vinagre, el jugo de un limón, una cucharada de detergente y rociamos los yuyos con un pulverizador. La clave del éxito está en el sol ya que si es un día soleado será bastante más efectivo.

Sin gastar mucho y sin morirnos de miedo de usar algo fuerte y tóxico podemos mantener a raya a las plantitas invasoras, que muchas veces pueden llegar a secar y matar nuestras plantas ornamentales y vegetales.

Déjanos tu comentario!
Auténticas
Auténticas