Autenticas del Perú

  • nuestra en Entel

Cuídate

Sexo seguro, todo una travesía / Experimentado métodos anticonceptivos / Teniendo sexo seguro

por Auténticas

Durante los 8 años de mi no-virginidad (ya se viene la década = fiestón) he probado diferentes métodos anticonceptivos. Mi conclusión: todos son una reverenda basura. ¿Libertad de planificación familiar para las mujeres? ¡Mis ovarios! ¡Queremos opciones para los hombres!

 

Retomando… Ahora recurro al condón. Cuando estuve en una relación seria me valía del método del ritmo. Tengo una aplicación (Maya – seguimiento del periodo) que ya viene rastreando más de 50 ciclos míos. Así que mis días seguros están clarísimos. Considero que es la mejor manera si estás exclusivamente con alguien, o si tienes encuentros sexuales con quien confías y sabes que no carga con ninguna enfermedad de transmisión sexual. Si cuando estás fértil las ganas son demasiadas, como suele pasar (nuestra naturaleza solo quiere reproducirse), tendrás que usar condón, hermana. Cuidado con el coitus interruptus, dejas todo en sus manos y la pastilla del día siguiente es fuerte. Te reinicia el ciclo por completo.

 

Te dejo una lista de los métodos que he experimentado, con sus pros y contras, esperando que te ayuden a decidir. Eso sí, recuerda que si tus planes son encuentros fugaces con los seductores desconocidos siempre, pero siempre, condón. Sé que es detestable y quita sensibilidad, pero  primero la prevención querida. Ok, ahora guardaré el disfraz de madre.

Espermicida vaginal: Mi mamá me compró unos de la marca Lorophyn en mis primeros años de “sexy time”. La mayoría contiene Nonoxinol, sustancia a la cual algunas personas pueden ser alérgicas. Además (acabo de leer), se ha comprobado que dicha sustancia puede incrementar el riesgo de contraer VIH. Si usas este método tienes que estar 100% segura que ambos son negativos.

 

En la caja de Lorophyn vienen 3 óvulos. Yo sólo usé uno. Tienes que introducirlo 10 minutos antes y no puede pasar más de una hora para ejecutar el gran acto. Recuerdo que calcular el tiempo me generó un poco de incomodidad. Cuando una está en pleno calor de la situación generalmente  es un poco molesto estar pendiente del reloj. Pero, principalmente, lo que más me disgusto fue una leve resequedad que me quedó después. Por eso no usé los otros dos. Por si acaso, no a todas les genera esa sequedad pero sí es uno de los efectos secundarios.

El gran pro es que puedes recurrir a este método justo antes del sexo y no tienes que lidiar todo el mes con él, como es el caso de las pastillas.

 

PD: la mayoría de geniologxs recomienda esta alternativa como complemento de otra ya que es la que cuenta con mayor porcentaje de embarazos.

 

Pastillas anticonceptivas: Di una marca y seguro la he probado. Mi experiencia tomando pastillas ha sido realmente agotadora. Entre las que recuerdo están: Yasmin (de 28 y 21 días),  Yasminelle, Levora y Mercilon. Con varias tuve spotting, esas manchas marrones fuera de tu periodo. No se me iban. Mis calzones se manchaban todo el mes pero cuando era hora de sangrar contundentemente, no ocurría. Mi ginecólogo me dijo que las hormonas eran muy altas y me bajo la dosis. Las últimas fueron Mercilon y me secaron por completo. Tenía cero ganas de sexo. Tomaba pastillas que me quitaban todo el deseo de. Entonces, ¿para qué los anticonceptivos?

El pro más significativo: dicen que tus tetas se ven hermosas. Además, a la hora de la hora puedes estar relajada, olvidarte de todo y dejarte llevar.

 

Anillo vaginal: Para mí este sistema se resume un dos palabras “caos emocional”. Una amiga venía usando el anillo por 4 años y era la persona más feliz del mundo con él. Decidí darle una oportunidad. Los primeros 3 meses me fueron de maravilla. Fue como si hubiera descubierto la copita en versión “protección contra embarazo”. Eso sí, siempre me lo sacaba antes del sexo. Me sentía más cómoda. El resto de los días ni me preocupaba, hasta que llegaba el momento de cambiarlo.

 

Todo empezó tras el tercer mes. Fue como si en ese momento mi cuerpo ya hubiera asimilado las hormonas. Llegué a desconocerme. Lloraba por todo y no entendía por qué. Pasé una navidad encerrada en el baño de mi casa porque no podía parar de llorar. No estoy exagerando. Me hacían un simple comentario irónico o de cochineo y reventaba en lágrimas. Mi yo “normal” hubiera bromeado más (siempre he creído que no hay que tomarse las cosas muy en serio), pero esa Romina era la sensibilidad hecha persona. No pude más. Lo dejé.

 

Hay mujeres a las que le va de maravilla y, entre todas las opciones, parece ser una de las mejores. Ni lo sientes y son hormonas localizadas. Pero localizadas en el bobo, carajo.

 

Método del ritmo o del calendario: Consiste en identificar tu periodo fértil y tus días más seguros. Como mencioné, hay aplicaciones que te ayudan a hacer un seguimiento, pero también lo puedes hacer por tu cuenta. Consiste en conocerte un poco más. Sigue tus ciclos, fíjate cuanto duran y marca cuando te venga la regla. Calcula que aproximadamente a la mitad de tu ciclo estarás ovulando. Si te observas podrás notar que tu descenso cambia. Así sabrás cuándo ovulas, sólo desde el fluido que produces. Los días siguientes a la ovulación aún son inseguros. En internet encontrarás la fórmula para reconocerlos y se irá haciendo más precisa conforme cuentes tus ciclos.

El gran contra: en los días fértiles e inseguros tienes que usar condón.

El gran pro: no ingieres ninguna hormona que interfiera en ti. La sangre que te baja en los métodos anteriores no se puede considerar una menstruación y creo que nuestros días rojos son importantes. Sirven como limpieza y renovación. Esa es una de las razones por las cuales no he probado el implante. Una necesita ese reset del mes que a veces llega con dolor, pero tiene sus motivos. Además, es la única alternativa con la que puedo decir: ¡Qué rico menstruo!

 

 

 

Déjanos tu comentario!
Auténticas
Auténticas