Autenticas del Perú

  • nuestra en Entel

Free

Claudia García Pereira y sus cuentos para colgar

por Auténticas

Fotografías: Raúl García Pereira

Claudia se emociona con el arte. Tal vez porque lo lleva muy dentro y le parece imposible desligarse de esa pasión que la acompaña desde niña. De sus personajes e historias nos sorprende la libertad para crear y narrar a través de las telas, la facilidad para volver bella una idea simple. Dejó su trabajo hace años para encontrarse a sí misma entre los hilos y los relatos cortitos, por lo que lanzó su proyecto Cuentos para Colgar. Si no has visto su trabajo, es mejor que corras a buscarlos porque ella confecciona historias capaz de emocionar a cualquiera. ¡Eso sí! Antes, lee la entrevista que le hicimos.

 

P: ¿Cuál es el recuerdo más antiguo que tienes de ti trabajando con telas?

R: El recuerdo más antiguo que tengo es con un pedazo de tela rústica (yute) en las manos y unos hilos que encontré. Probé a bordar algo y terminé haciendo un pequeño paisaje que luego convertí en una tarjeta para mi abuela. Eso fue hace muchísimos años, cuando me fui a vivir a Chile.

P: ¿Cómo fuiste desarrollando esta habilidad a lo largo de los años?

R: Siempre me gustó el dibujo. Desde pequeña dibujaba con lápices de colores, siempre estaba haciendo tarjetas, cuadritos, escribía poemas. Además, mi abuela Esther nos hacía muñecas de trapo, nos cosía vestiditos, hacía historias; siempre estaba creando. Entonces crecí con esa inquietud y nunca dejé de explorarla usando distintos materiales. Recién hace unos diez años que tuve la oportunidad de dedicarle más tiempo: comencé a cuestionarme, a decirme qué es lo que quería plasmar y cómo, y de qué manera representar lo que escribía. Entonces comencé a coser personajes, a crearles historias y así nacieron los Cuentos para Colgar.

P: ¿Qué hacías antes de Cuentos para Colgar?

R: Creo que no hay un antes de los Cuentos para Colgar porque siempre estuvieron latentes, en todo lo que hacía, ellos estaban a la espera de verse realizados…. Estudié parte de mi carrera de Comunicaciones en la Universidad de Lima y luego me fui a vivir a Chile, donde hice otros estudios. Después trabajé en distintas cosas, más que nada administrativas y de organización, pero dedicaba mi tiempo libre a crear, a explorar, a aprender.

P: ¿Cómo surgió esta idea?

R: La idea surgió porque me imaginaba a los personajes flotando por el aire, volando. Más que nada inspirada en el arte de Marc Chagall; sus imágenes hacían volar mi imaginación. Entonces, se me ocurrió hacer las historias como móviles, suspendidos en soportes diversos para que estén colgando, flotando, volando. Y quien los tuviera en algún espacio sintiera lo mismo al verlos. Creo que mi principal referente es Violeta Parra. Ella, además de componer y escribir canciones sobre sus vivencias y sentimientos, también creaba bordando sus arpilleras y así plasmaba sus días, su vida. Descubrir su universo fue muy importante porque justamente era eso lo que yo quería. A través de la costura, del bordado, a través de mis personajes y paisajes quería plasmar mis vivencias, mis experiencias.

Claudia en su taller, con algunas telas, muñecos y materiales.

P: ¿Cómo llegas a entrar en el momento de inspiración que te lleva a tus composiciones? ¿Cómo llegas a confeccionar estas historias tan simples, pero bonitas?

R: Creo que una manera de decirlo es mirar a través de la ventana. Tengo la suerte de poder mirar un jardín con árboles y muchos pájaros que son la principal fuente de inspiración… sus cantos, el movimiento de las ramas con el viento, la luz del sol a través de sus ramas. O la luna en una noche despejada. Eso es lo que me inspira. Y por supuesto la música. Leer poesía también; siempre tengo un librito de poemas a la mano. Los paseos o viajes a lugares con la naturaleza cerca, como a Santa Eulalia o Urubamba. O el Jardín de los Sentidos en Trujillo. Pensar en cosas bonitas como las que describo son las que me inspiran. Espero que las personas que se acercan a mi trabajo perciban esa sencillez (que está llena de ternura) y se den cuenta que podemos detenernos en el día a mirar cosas simples y encontrar belleza.

P: ¿Cómo cambió tu vida este proyecto?

R: Me hizo más alerta ante las cosas simples y bellas a la vez. Me enseñó a disfrutar de las pequeñas cosas, como sentarse bajo un árbol y ver los destellos del sol. O escuchar al cuculí en las tardes. O leer un haiku. En eso está el disfrute de la vida. También descubrir lo que podemos hacer con una aguja en la mano. Bordar por bordar o coser por coser te puede llevar a crear y conectarte con lo más profundo de tu ser; estar contigo misma.

P: ¿Qué imaginas para el futuro?

R: Imagino continuar explorando, descubriendo, aprendiendo. Y que los Cuentos para Colgar sigan viajando y llegando a más personas para que ellas continúen imaginando historias y soñando. Por ejemplo, en noviembre, mi cumpleaños lo celebraré con una pequeña exposición en el jardín de mi casa. Quiero que sea una tarde muy especial para todas aquellas personas que conocen o quieren conocer mi arte.

Déjanos tu comentario!
Auténticas
Auténticas